Corre para disfrutar y conseguirás correr toda la vida con motivación

La clave para que no dejes nunca de correr es que tu entrenamiento se base en el disfrute como objetivo principal
-
Corre para disfrutar y conseguirás correr toda la vida con motivación
Corre para disfrutar y conseguirás correr toda la vida con motivación

«A mi entender, el mejor modo para no padecer consiste en gozar de lo poco que tenemos entre las manos y no codiciar más (Gasparo Gozzi)»

Correr te hace sentir diferente al notarte sin ataduras en tus desplazamientos por cualquier lugar con solamente tu propio cuerpo, pudiendo acelerar, saltar, esprintar, trotar, o lo que te apetezca con tal de disfrutar del momento, y agradeciendo esa sensación de libertad para disfrutar de cada zancada, de cada metro que se avanza, de cada bocanada de aire inspirado,…

Esa sensación única que experimentamos haciendo una actividad tan sencilla como correr, se ve anulada cuando te pones el reto “artificial” de tener que bajar de una marca concreta (a veces inaccesible y poco realista) o de tener que ganar al vecino, amigo o compañero de trabajo a toda costa.

Esa “prostitución” del correr genera una gran adicción, ¡muy peligrosa!, ya que basamos nuestras ganas de correr en una motivación extrínseca que aunque es muy potente y engancha un montón para hacer frente a cualquier adversidad, se va a acabar tarde o temprano, y una vez suceda esto, abandonaremos la actividad de correr si o si.

El objetivo es que correr te motive por el mero hecho de correr

Si quieres disfrutar corriendo toda la vida de una manera saludable tanto física como mentalmente, deberás basar tu motivación para correr en una motivación intrínseca, la cual hace referencia a la capacidad de disfrute realizando la propia activad, ya sea corriendo solo, evadiéndote de los problemas, a la vez que puedes meditar y sacar la mejor versión de ti mismo en unos pocos minutos, o bien acompañado con otros corredores con los que unirás “lazos de sudor” y potenciaréis recíprocamente la relajación y bienestar que os ofrece correr.

La motivación intrínseca no solo se produce durante la carrera sino que aún es más intensa al concluir la misma, con un efecto de satisfacción y realización personal inigualable, que nos hace sentir por encima del mundo y con ganas de comernos la vida, y no parar de hacer cosas.

Y que te quede claro también que las competiciones que preparas generan una motivación extrínseca, por lo que debes limitarlas por muy populares que sean, si bien hay que dejar claro que competir de vez en cuando no es algo malo, siempre y cuando sea muy puntualmente preparando ciertos retos esporádicos, que no supongan un estrés en tu vida, ni sean la esencia por la cual sales a correr.

Por todo lo dicho, concluyo diciendo que si quieres mantenerte motivado para correr o realizar cualquier otra actividad física, busca el disfrute de la propia actividad, y huye de medirte con nadie, ¡ni contigo mismo! y limita el afán competitivo que fluye por las venas de cualquier corredor, y que a la larga puede volverse en tu contra.

Te recomendamos

Necesita nuestra ayuda para juntar fondos y representar a nuestro país en el Mundial ...

Para mejorar tu rendimiento a través del trabajo de fuerza debes lograr una implicaci...

Nutritiva, energética y de fácil digestión. ¿Sabías que la avena es un auténtico supe...

El porqué de su alta demanda y preguntas que nos hacemos antes de su consumo....

Al menos una vez por semana, en distintas Universidades y clubes de Buenos Aires, Nik...

Después de los desafíos, llegó el momento de los Go Games. Reviví el evento donde chi...