¿Y si no entreno éste invierno?

En julio por lo general nos tomamos unos dias para recargar energías, ¿también debería parar tu entrenamiento? Los pros y los contras de no entrenar en vacaciones de invierno
Sport Life -
¿Y si no entreno éste invierno?
¿Y si no entreno este invierno?

Muchas personas se toman un descanso a mitad de año para recargar energias y llegar a fin de año con el mejor animo posible. Durante unos cuantos días podemos olvidarnos del despertador, de las preocupaciones diarias y de la rutina cotidiana. Damos la bienvenida a momentos de placer y de ocio, pero… ¿si decido no entrenar perderé todo lo ganado hasta ahora con tanto esfuerzo?

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando no entrenas

En este artículo te contamos lo que le ocurre a tu cuerpo cuando no entrenas, pero también te proponemos unos cuantos ejercicios que te aportarán un plus de beneficios extra.

Cuando estás de vacaciones hay dos posibilidades respecto al entrenamiento. O bien no entrenas y decides descansar a tiempo completo, o bien disfrutas más de tus entrenamientos porque es la época del año donde más disponibilidad de tiempo tienes a tu alcance.

Sea cual sea tu opción, tanto si quieres entrenar como si quieres descansar, deberías saber que le ocurre a tu cuerpo cuando no entrenas y qué aspectos positivos te esperan si decides dar un aporte diferente a tus entrenamientos habituales.

Antes de comprobar que cambios experimenta nuestro organismo cuando dejamos de entrenar hay que diferenciar que como todo y, ante todo, en esto de la actividad física y el deporte debemos respetar uno de los principios más importantes en entrenamiento deportivo, que es el de individualización.

Los cambios que se producen en nuestro cuerpo serán distintos a los cambios que se dan en el cuerpo de un deportista que se encuentre en otra franja de edad, o de un deportista que cuente con menos tiempo de práctica. No es lo mismo tener una experiencia acumulada de varios años, con varios días a la semana de práctica y dejar de entrenar un par de semanas que tomarte el mismo descanso después de haber completado tan solo unas cuantas sesiones en el gimnasio.

Los deportistas de alto nivel son los que más acusan la inactividad

Por este motivo los deportistas de alto nivel son los que más acusan la inactividad. Esto se debe a que su alto grado de preparación, donde se busca un estado de forma óptimo, es más sensible ante la inactividad y los cambios que suscita.

Al dejar de recibir estímulos durante y después de los entrenamientos se pierden ciertas prestaciones adquiridas (siempre hablando de máximo rendimiento y perfeccionamiento) pero el estado de forma sigue siendo envidiable y eso continúa así siempre y cuando el tiempo de descanso no exceda en más de un mes y se cuiden tanto la alimentación como el descanso. Hay que tener esto en cuenta para no volvernos locos y pensar que todo está perdido si descansamos unos cuantos días.

¿Qué pasa si dejo de entrenar 1 semana?

Muchos asiduos al gimnasio tienen la sensación de perder fuerza y tono muscular en tan solo una semana, aunque esto no se debe a la pérdida de musculo sino a la menor proporción de sustancias como el glucógeno y el agua dentro del mismo, lo que repercute en su aspecto visual. Así que, si os sentís menos fuertes o tonificados, tranquilidad que eso no es realmente cierto. Este tiempo de descanso os vendrá bien para retomar los entrenamientos con energía.

¿Qué pasa si dejo de entrenar 2 semanas?

Según la literatura científica los niveles de fuerza apenas varían en un periodo de dos semanas. Si eres de los que les gusta salir a correr o lo tuyo son los deportes de marcado componente aeróbico, los estudios científicos aseguran que tu capacidad en cuanto al volumen de oxígeno (V02) y sanguíneo tan solo se verán reducidos entre un 4 y un 14%, algo que podrás recuperar sin demasiado problema en cuanto vuelvas a la rutina.

Ese descenso del consumo de oxígeno repercute directamente en tu RMB (ritmo metabólico basal), que se verá ralentizado en cierta medida. Eso supondrá que tu cuerpo consumirá menos calorías durante el día y es importante tener esto en cuenta para equilibrar tu balance energético.

Si paras del todo, probablemente tu frecuencia cardiaca aumente, es decir, tendrás un número más alto de pulsaciones por minuto. Sin embargo, esto no supondrá un aumento del gasto cardíaco ya que con la falta de actividad física se reduce el volumen sanguíneo. Los músculos no demandan sangre oxigenada y eso se nota.

A partir de la tercera semana

No hay que ser alarmistas. Debes saber que los efectos comentados en las dos primeras semanas seguirán aumentando, pero también hay que pensar que el ritmo al que se producen los cambios depende de nosotros mismos y el nivel de actividad que mantengamos durante las vacaciones. Para tirar por la borda todo lo que hemos ganado estos meses antes del verano deberíamos estar totalmente inmóviles durante al menos dos o tres semanas. Uno de los aspectos que más varía con la inactividad es la concentración de lactato en sangre.

Si comparamos esfuerzos similares de ejercicio intenso en dos periodos de tiempo (2 semanas sin actividad física, frente a 4 semanas de inactividad) veremos que estos niveles se pueden duplicar en ese periodo de tiempo.

¿En qué te afecta esto?

Resumiendo y simplificando, si los niveles de lactato en sangre se disparan y no somos capaces de realizar el aclarado (eliminarlo), nos veremos obligados a dejar de realizar dicha actividad o reducir en gran medida su intensidad. Si es tu caso deberás realizar la vuelta a la forma de forma paulatina y progresando en cuanto a tiempos de entrenamiento e intensidad del mismo.

Entrenar o no entrenar, esa es la cuestión

Si tienes dudas acerca de entrenar o no hacerlo en estos días de descanso, nosotros te proponemos que lo hagas, pero cambiando el “chip”. Utiliza tus rutinas para lograr aportes diferentes que hagan que mejores como deportista, si te cuesta ganar flexibilidad céntrate en eso, si normalmente no sueles realizar trabajo aeróbico o, por el contrario, no te gusta el entrenamiento de fuerza, ponte con ello.

Normalmente, en nuestras rutinas habituales solemos dejar de lado aspectos importantes como el equilibrio dinámico, el trabajo de core, la coordinación y el trabajo propioceptivo. En este artículo te proponemos algunos ejercicios con los que podrás trabajar estos aspectos en una misma sesión.

Te recomendamos

Pusimos a prueba las Reebok Nano 9 y te explicamos, en carne propia, por qué es la me...

Pusimos a prueba las Reebok Nano 9. No te pierdas el review del modelo de training pa...

La sandía aporta agua, fibra y L-citrulina, el aminoácido que reduce el dolor muscula...

El nuevo calzado de training de REEBOK, en su novena edición hará tu próximo WOD un p...

Reebok convirtió el estacionamiento de un shopping en un box de CrossFit para present...

Necesita nuestra ayuda para juntar fondos y representar a nuestro país en el Mundial ...