Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Hablamos del músculo más importantes de todos, el corazón, el músculo de la vida, y cómo debe cuidarse también si entrenas fuerza
Sport Life -
Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte
Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Los deportistas de disciplinas aeróbicas suelen tener mejor atendida la revisión de su corazón, ¿pero qué ocurre con los que entrenan fuerza? Pues que generalmente tienden a desatender de una forma más frecuente la evaluación de este. Hemos hablado con el cardiólogo deportivo Luis Serratosa y estas son las recomendaciones de cuidados del corazón que nos ha prescrito.

¿Tengo que cuidarme de un modo diferente si entreno fuerza?

Por lo general los deportistas amateur de fuerza tienen que seguir los mismos criterios de prevención y cuidado que el resto de la población general. Las pautas de actuación al comienzo de la temporada serían acudir a un médico especialista en deporte y corazón para que este evaluara una serie de parámetros y a partir de ahí prescribir las pruebas necesarias para tu caso.

¿Existe algún tipo de patología cardiaca asociada con más frecuencia a los deportistas de fuerza?

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Los estudios científicos han mostrado que no existe una patología cardiaca que se produzca con mayor frecuencia entre los deportistas de fuerza, que si bien existen otras especialidades que, por cuestiones de estatura, tamaño o raza, sí hacen más frecuente este tipo de aparición de enfermedades genéticas, como es el caso del baloncesto, no sucede así con las disciplinas deportivas de fuerza.

¿Qué pruebas debería pasar?

Se debe hacer una buena historia clínica, donde se le pregunte por síntomas de alarma como dolor en el pecho, palpitaciones, taquicardias, mareos anormales, pérdida de conocimiento en relación al esfuerzo físico o sensación de falta de aire anormal o exagerada.

Preguntar siempre por la historia familiar, si ha habido casos de muerte súbita o de enfermedades del corazón hereditarias. También es importante preguntar si ha habido un familiar de primer grado con muerte en circunstancias no claras.

Además se pasará una exploración física, palpando los pulsos para ver si hay algún soplo anormal o alguna característica física asociada a enfermedades cardiacas.

El último paso será la realización de un electrocardiograma en reposo, porque este desvela con mucha frecuencia indicios de estas enfermedades. Estas revisiones estarían recomendadas desde los 12 años, y se deberían repetir cada dos años porque en la juventud hay enfermedades hereditarias que no se ven cuando se es más niño y que salen a la luz algunos años después.

Las pruebas más exhaustivas solo deberían prescribirse en caso de anomalía

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

El resto de pruebas se deben recomendar solo si encontramos alguna anomalía tanto en la historia como en el electrocardiograma, esos síntomas anormales son:

Palpitaciones o taquicardias durante el esfuerzo.

Subida de pulsaciones anormal cuando se entrena, aunque fuera asintomática captada con su pulsómetro, saltos que van por ejemplo de estar a 160 ppm a de repente alcanzar 230 ppm de una forma muy rápida en un tramo determinado del entrenamiento.

Mareos o pérdidas de conocimiento durante el esfuerzo.

O se ve en el electro alguna alteración típica de estas enfermedades.

Antecedentes familiares de enfermedades cardiacas hereditarias o de muerte súbita.

Si nos encontramos en alguno de estos casos, lo normal es que el cardiólogo solicite una ecografía cardiaca y una prueba de esfuerzo.

¿Por qué una prueba de esfuerzo?

Luis Serratosa no está nada conforme con la autoprescripción de las pruebas de esfuerzo, e insiste en que es mucho más importante que los deportistas populares acudan a cardiólogos especializados en deporte y que ellos sean los que se ocupen de determinar el protocolo evaluativo según su historia y sintomatología.

¿Cuándo es necesaria una prueba de esfuerzo?

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Cuando aparecen síntomas como palpitaciones o taquicardias durante el esfuerzo, o una subida anormal del pulso durante el mismo, o mareos o desfallecimientos. También cuando hay antecedentes familiares relevantes.

Lo que busca la prueba de esfuerzo es volver a reproducir de una forma controlada las condiciones en las que el corazón presenta esos síntomas anómalos para poder evaluar cuál es el origen.

En ocasiones, como sería en el caso de la subida de pulsaciones rápida, repentina y asintomática durante los entrenamientos, la prueba de esfuerzo es incapaz de reproducir las mismas condiciones, por lo que lo ideal para este tipo de análisis es usar camisetas con lectura cardiaca que el deportista se puede llevar y reproducir con ella el mismo tipo de entrenamiento.

Frecuentemente gracias a este tipo de tecnología los cardiólogos son capaces de evaluar patrones anormales en la actividad del corazón que con otros métodos pasarían desapercibidos.

Si tienes más de 35 años y presentas algunos de estos síntomas…

Deberías hacerte una prueba de esfuerzo para evitar el riesgo a sufrir una cardiopatía isquémica, es decir, un infarto. Las pruebas en reposo no muestran datos de que esto se pudiera estar produciendo, de ahí que sea especialmente relevante que pases una prueba de esfuerzo si tienes síntomas parecidos a los descritos anteriormente, o una historia familiar que pudiera hacer pensar en factores de repetición genéticos de la misma patología, o también si antes de iniciarte como deportista estabas dentro de alguno de estos factores de riesgo: población obesa o fumadora.

Sí, la fuerza rejuvenece, pero por sí sola no te ayuda a cuidar tu corazón

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Las claves para que tu corazón viva sano y fuerte

Dependiendo del tipo de disciplina de fuerza que realices tendrás que atender más o menos a este punto. Si realizas disciplinas de fuerza que ya incluyen el componente aeróbico dentro de su preparación, como el CrossFit o los deportes de combate como el judo, olvídate de este punto, estarás doblemente protegido de los problemas cardiovasculares del sedentarismo y de la sarcopenia, pérdida de masa muscular.

Pero si en cambio solo realizas entrenamientos de peso libre como halterofilia o entrenamiento clásico de sala y no incorporas actividades cardiovasculares a tu preparación, vas a llegar a viejo con una masa muscular envidiable pero… puede que el que falle entonces sea tu corazón.

Luis Serratosa lo deja claro, para evitar las enfermedades típicas del sedentarismo que afectan al corazón, tendrás que añadir entrenos aeróbicos a tus rutinas, porque si no no estarás logrando las adaptaciones cardiovasculares necesarias para evitarlas. Estas solo te las aportará la práctica del ejercicio aeróbico.

El sedentarismo es quien mata

El peligro de demonizar el deporte

Que tengamos que tener cuidado con nuestro corazón no está ligado a que se haga una mala interpretación de estos cuidados. Luis Serratosa nos lo deja bien claro, lo que causa más muertes en la sociedad actual es el sedentarismo, no el deporte. El deporte es una píldora de salud garantizada que deberíamos mantener, adaptado incluso si padeciéramos algún tipo de patología cardiaca. El objetivo sería evitar el peligro de convertir a estas personas en doblemente enfermas, por la condición que ya padecen a la que se le añadirían todas las probables patologías del estilo de vida sedentario.

El infarto de miocardio es un tipo de cardiopatía isquémica, es decir, una enfermedad provocada por el deterioro y la obstrucción de las arterias del corazón.

El infarto de miocardio aparece de forma brusca y como consecuencia de la obstrucción completa de alguna de las arterias por un coágulo, a diferencia de la angina de pecho cuya obstrucción es parcial. Tras el infarto de miocardio las células cardiacas de la zona del corazón afectada mueren, por lo que se trata de un trastorno irreversible.

Mujeres y corazón

La ventaja de las mujeres respecto a las patologías cardiacas

En las mujeres en general en las estadísticas de muerte súbita **en deportistas jóvenes relacionada con el deporte **es tres veces menos frecuente que en los hombres.

En los datos de cardiopatía isquémica a partir de los 35 años en las mujeres también estas salen beneficiadas a pesar de que la incorporación a hábitos y estilo de vida que antes eran puramente masculinos (estrés laboral, tabaquismo, etc.) han hecho que sean más proclives a padecer infartos que hace años.

Sigue siendo más frecuente en el hombre la cardiopatía isquémica a partir de los 35 años, porque hasta la menopausia la mujer está más protegida con los estrógenos hasta la menopausia. En cambio, a partir de la menopausia los datos de patologías cardiacas en mujeres está tomando delantera respecto a los hombres.

Además, en las mujeres los síntomas de un evento coronario son un poco distintos, y no se caracterizan por el dolor opresivo típico en brazo de los hombres, en las mujeres los síntomas más comunes son mareos, sudoración, sensación de falta de aire con esfuerzos o molestias digestivas.

Sabías que...

Mueren más mujeres que hombres por enfermedades cardiovasculares, unas 9.000 más al año según datos del INE, pero culturalmente se sigue asociando el infarto como una enfermedad sobre todo masculina.

Los síntomas del infarto femenino difieren de los del masculino ya que sufren con más frecuencia que los hombres náuseas, vómitos, indigestión y dolor en el centro de la espalda y en la mandíbula, además de la más común para ambos de opresión en el pecho e irradiación al brazo izquierdo.

El pronóstico de supervivencia para un infarto de miocardio es peor para las mujeres que en hombres: un 52% de mujeres fallece antes de llegar al hospital, frente al 42% de los hombres.

Las mujeres suelen sufrir un infarto 10 años después que los hombres debido a que pasan la mayor parte de su vida protegidas de los problemas cardiovasculares por su producción natural de estrógenos.

El estrés emocional intenso duplica las posibilidades de padecer un infarto de miocardio durante las 2 horas siguientes a este episodio.

Para volver a practicar sexo después de un infarto hay un pequeño test que se puede hacer para saber si se está preparado: el esfuerzo físico del sexo es el equivalente a subir dos plantas de escaleras, si se es capaz de subir estos tramos sin síntomas de cansancio o dolor en el pecho, estará también preparado para volver a mantener relaciones sexuales.

Te recomendamos

Si quieres ganar masa muscular de una vez por todas, la clave está en tener una buena...

Primera Cumbre Mundial de Rafting en aguas bravas en San José...

En Sportlife Argentina vamos a estar sorteando estas zapatillas de Reebok , entérate ...

Pusimos a prueba las Reebok Nano 9 y te explicamos, en carne propia, por qué es la me...

Pusimos a prueba las Reebok Nano 9. No te pierdas el review del modelo de training pa...

La sandía aporta agua, fibra y L-citrulina, el aminoácido que reduce el dolor muscula...