Publicidad

VIDEO: CrossFit para convertir el abdomen en una piedra

El video con los 5 ejercicios de CrossFit con el que vas a conseguir un core todoterreno
Domingo Sánchez -
VIDEO: CrossFit para convertir el abdomen en una piedra

Core para CrossFit

El concepto de core va mucho más allá de los abdominales. Con estos ejercicios además de fuerza, vas a conseguir un mejor control para tus movimientos.

Todo movimiento multiarticular que persiga la eficiencia lo primero que necesita es una adecuada estabilidad central. Un squat, un push press, un lanzamiento e incluso correr, requieren una participación exigente de los músculos estabilizadores del tronco, no solo por conseguir una óptima aplicación y transmisión de las fuerzas, sino también para proteger a los estabilizadores pasivos, eliminando cargas y tensiones de discos intervertebrales y cartílagos articulares.

Cuando los músculos del tronco no intervienen de forma eficiente, la estabilidad disminuye y las fuerzas o impactos tendrán que ser asumidos por estructuras articulares, situación que debemos evitar. Por eso, la solución ya deberíamos saber que está en disponer de un core fuerte y estable, pero además con acciones que resulten específicas.

En el siguiente vídeo te proponemos algunos ejercicios que obedecen a este criterio: son específicos al gesto deportivo, retan a la estabilidad, permiten ajustes rápidos e incluso en algunos además de la fuerza, se trabaja la estabilidad. Incluilos en tus sesiones de entrenamiento.

 

Más no es mejor, mejor es mejor

Lo primero que debemos tener claro es que los músculos que forman el denominado core, presentan características diferentes a los grandes músculos de la dinámica. Los músculos estabilizadores, a diferencia de los dinámicos, no tienen la función de generar grandes fuerzas para producir movimiento, sino todo lo contrario, su verdadera función es la de aportar estabilidad con pequeños y continuos ajustes. Pensemos en la posición final de un push-press, el cuerpo sostiene una gran carga, los músculos del tronco se contraen para conseguir situar el centro de masas en una disposición idónea para mantener la carga estable y equilibrada, podemos sentir las continuas contracciones para tener un control sobre el centro de masas, situando la carga axial en una situación de máxima eficacia y menor esfuerzo.

La faja abdominal y los erectores espinales presentan una arquitectura muscular para gestionar cargas continuas a baja-moderada intensidad. Siguiendo este criterio, no tiene mucha justificación que los entrenemos al contrario de su función con contracciones intensas, cortas y además dinámicas. Sin embargo, éste ha sido el tratamiento tradicional, ejercicios muy intensos pensando en que, a mayor intensidad, mayor rendimiento, en situaciones además que poco tienen que ver con la gestión de cargas real, ni en intensidad, ni mucho menos en control motor.

Más control que fuerza

Ante un movimiento multiarticular con exigencia en la estabilidad, el sistema nervioso no envía una señal a los abdominales, sino a toda una cadena muscular que debe gestionar una línea de fuerza, por tanto, no es tan importante la fuerza como el control neuromuscular. Debemos proponer situaciones que permitan la comunicación motriz de menor a mayor participación muscular, por ello una vez más, los ejercicios aislados no resultarán muy interesantes. El criterio por tanto nunca debe ser el fallo muscular, sino el fallo estabilizador, algunas personas realizan ejercicios exigentes para el core adoptando posiciones sin ningún control postural, esta situación lo único que conseguirá será adoptar un patrón incorrecto. Es muy importante que aprendamos a visualizar la postura y evitar así continuar el ejercicio con un fallo técnico, éste será nuestro límite y no el de finalizar obligatoriamente las repeticiones propuestas, debemos tener presente que los músculos estabilizadores se fatigan rápido ante una situación exigente en intensidad, seguramente en la primera serie irás muy bien, pero no así en las siguientes.


No hagas abdominales, involucralos!!

El objetivo ahora no es machacarlos, sino involucrarlos, dar prioridad a la función sobre la forma, acercarse al patrón de comportamiento de nuestra práctica deportiva, en este caso CrossFit. Algunos criterios que deberías tener presente a la hora de programar una sesión serían los siguientes;

- El límite debe ser el fallo técnico, no el muscular.
- Preferiblemente buscar posiciones verticales.
- Incluye diferentes estímulos: potencia, controles excéntricos, etc.
- Buscar sinergias con los músculos de la cintura escapular y pélvica.



También te puede interesar
Los beneficios de ejercitar el CORE en ciclistas

Una de las partes principales que debería ejercitar un biker es la abdominal, pero también es la más olvidada....

Ejercicios (muy) fuertes para fortalecer tu CORE

Aunque corras, nunca está de más hacer ejercicios que le den fortaleza a tu estructura corporal....

Así funciona tu abdomen mientras corrés

Consejos que te ayudarán mantener la forma, evitar lesiones y terminar las carreras más rápido...

Te recomendamos

Te hace sentir imparable e inspirada para hacer del deporte un estilo de vida. La col...

¿Sos de sumar muchos kilómetros en cada corrida? Te explicamos qué tecnología usó Ree...

Acaban de presentarse en Argentina. Estas son nuestras primeras impresiones de la zap...

Que mejor que la capitana de adidas Runners nos cuente cómo le cambió la vida sumarse...

Hablamos con Gonzalo Martinez -especialista en tecnología aplicada al deporte- para q...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.